Moxibustión

Se fundamenta en la aplicación de calor en los puntos acupunturales. Esta transmisión de calor mejora las funciones terapéuticas de las agujas.

La transmisión de calor mejora las funciones terapéuticas de las agujas. La moxibustión suele utilizarse combinada con la acupuntura.

La moxibustión es la hermana inseparable de la aguja (acupuntura). La primera aporta energía, calor, aviva los estancamientos de energía que puedan existir en el cuerpo y la segunda aporta una regulación mágica en los cuatro niveles: físico, mental, emocional y espiritual. El inicio y desarrollo del arte de la moxibustión y la acupuntura han sido sometidos a un largo proceso histórico. Son los resúmenes de la experiencia del pueblo chino; de muchos siglos de lucha contra la enfermedad.

Es un método terapéutico que usa las propiedades curativas de la planta Artemisa y del calor para reequilibrar el estado de salud en general y para trabajar sobre trastornos más específicos como la debilidad de energía, artrosis, problemas musculares crónicos, etc., utilizando los mismos puntos que la acupuntura, pero a diferencia de ésta, utiliza el calor como herramienta para aliviar tensiones.

La Moxibustión se originó después de la introducción del fuego en la vida del hombre. Se supone que, mientras se calentaban con el fuego (la gente en los tiempos antiguos), encontraron accidentalmente alivio o desaparición del dolor o enfermedad en particular cuando las áreas definidas de la piel se someten a una combustión.