Qi Gong

Realización de ciertos ejercicios efectivos en el control y desarrollo de la energía y de su circulación.

El Qi Gong es una de las cinco ramas de la Medicina Tradicional China, junto con la acupuntura, los masajes, la moxibustión y la fitoterapia. Todas ellas comparten una misma visión del ser humano y el Universo, según la cual todo se halla en interrelación. El ser humano, participa del movimiento de los múltiples qi que rigen y componen el universo. Su salud es cuestión de armonía y equilibrio, de una readaptación constante a esos qi que circulan a través de su cuerpo, la naturaleza y el cosmos, generando incesantes cambios.

En la Medicina Tradicional China, la enfermedad es la consecuencia de un grave desequilibrio del sistema energético. Si el qi circula correctamente a través de los canales energéticos, irrigando el conjunto de las células del organismo, la persona goza de salud. Si el flujo de qi es irregular o se obstruye, las células, los tejidos y los órganos se debilitan. Con el tiempo, la enfermedad acaba apareciendo. La acción terapéutica del Qi Gong Li está integrada por un conjunto de correcciones postulares y respiratorias que estimulan y equilibran la circulación del qi y tratan a la vez el funcionamiento del cuerpo, la mente y el espíritu. Si el qi vuelve a fluir correctamente, el cuerpo y la mente sanarán.

"El que sabe hacer circular el qi preserva su integridad y aleja las fuerzas perniciosas que podrían perjudicarlo".

 

Particularidades del Qi Gong

El Qi Gong es a la civilización china lo que el yoga es a la civilización india. Estas dos disciplinas son comparables en su finalidad: la realización, la salud y el desarrollo de los potenciales humanos.

El termino Qi Gong significa "entrenamiento, dominio, trabajo de la energía".

EL Qi Gong se parece a una danza. Es una serie de movimientos enlazados efectuados con los brazos y las piernas: movimientos de apertura y de cierre, de subida y de bajada, los dedos sueltos siguen y dibujan el gesto como plumas que acarician el aire.

Mientras se realizan los movimientos, se sincroniza la respiración. La respiración está acompañada de una visualización. Relajada y concentrada, evocando mentalmente las imágenes o las sensaciones, la persona ayuda a su energía a entrar, a interiorizarse, a subir durante la inspiración, luego a salir, a exteriorizarse, a bajar durante la espiración.

El Qi Gong no es un deporte. No existe ningún espíritu de competición, ni con los demás ni con uno mismo. En vez de sobrecargar las funciones corporales, como la actividad deportiva, la práctica del Qi Gong relaja los movimientos del corazón y la respiración. Su meta no es el movimiento, ni lo que éste puede aportar en el plano muscular o articular. La verdadera meta del Qi Gong es la energía misma. Su objetivo es la percepción concreta de la circulación de la energía en el interior del cuerpo. De ahí deriva su actividad terapéutica: con ejercicios apropiados, se puede corregir desequilibrios energéticos y, verdaderamente, sanar.